Cerrar política de cookies
Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Decoración

Decorando con amapolas

07.04.2015

Las amapolas son flores sencillas pero con una enorme belleza. Ideales en todo tipo de decoración floral.

Ya lo decía la canción: amapola, lindísima amapola...

Es esta una flor muy común y fácil de encontrar en muchas zonas de la geografía española, pero no por eso, deja de ser una flor de una gran belleza, que destaca sobre todo, por su vistoso colorido en toda la gama de rojos, naranjas y amarillos.

 

Aunque también podemos encontrar algunas en tonos violetas o blancos.

 

La forma de sus hojas es alargada y su tallo es largo, pudiendo alcanzar el metro y medio de altura.

 

En cualquiera de sus tonos vistosos destacan los largos estambres negros, lo que las dota de una singular belleza.

 

 

Son ideales en cualquier jardín para romper la monotía del verde, y también lo son para la decoración de interiores, sobre todo, en estaciones de buen tiempo, cuando el calor nos invita a las decoraciones más llamativas y explosivas cromáticamente hablando.

 

Quedan perfectas en jarrones de colores suaves, sobre todo blancos, lo que hace que destaquen mucho más sus tonalidades.

 

 

En balcones, ventanas, en el centro de una mesa, llenando el vacío de un jarrón olvidado en un rinconcito del pasillo...

 

 

Cualquier lugar es perfecto para colocar amapolas, incluso en cocinas oscuras, aportando así la vistosidad que necesitan.

 

 

 



Deja tu comentario


Enviar